03 enero 2018

#125 El cuento de Dione - David Calleja

EL CUENTO DE DIONE
David Calleja
Ediciones Cívicas
283 páginas
Échale un ojo en papel y en digital

Viajamos en la unidad setenta y nueve del bloque octavo de nuestro periplo espacial. Astrid se desliza con suavidad, impulsada por la brisa constante de la inercia. Apenas dispongo de un margen de cuatro horas para decidir si altero el trazado y freno antes de lo programado para ver qué sorpresa esconde la llamada de socorro.


La inteligencia de la nave sugiere la posibilidad de un beneficio. He consultado el asunto con el señor Yexe, nuestro particular cliente, y no ha puesto pegas. Me parece un hombre con sentido común, más complaciente que el resto de mi tripulación.


El ingeniero Sven argumenta que la maniobra consumirá nuestras reservas de combustible. En cuanto a Tólik, el guardaespaldas que contraté en el espaciopuerto de Vogt, no está dispuesto a perder una semana aburriéndose en mi cascarón, a no ser que le deje echar un par de polvos conmigo…

“El cuento de Dione” nos ofrece un camino a la eternidad; la ciencia y la religión confrontadas en la búsqueda del ser humano inmortal. Descubre los secretos que esconde.

Hace poquito os presentaba esta prenda, os invitaba a probar su calor y, de paso, os dejaba una retalito surgido de mis dedos (podéis echarle un ojo AQUÍ). En esos momentos estaba inmersa en el mundo de Dione, amarrada a lo que ella tenía que contarme, y ya intuía que la impresión final iba a ser buena.



¿Y qué tal me ha sentado esta prenda? Lo cierto es que no frecuento la ciencia ficción. Es muy raro que una novela de esta índole caiga en mis manos pero no pude evitar la tentación arrastrada por su recomendación. ¿El resultado?, muy bueno para las pocas incursiones que hago en el género y lo poco habituada que estoy a estas aventuras. Su trasfondo me ha gustado muchísimo pues aunque no sea novedoso en sí, sí lo es el modo en que es presentado.




¿Qué hilos entreteje? Dione es contrabandista espacial, y junto a su ingeniero Sven y su nuevo guardaespaldas Tolik se embarcan en una nueva "misión" arrastrados por Yexe, su nuevo cliente. Este particular monje budista complicará las vidas del resto de protagonistas principales de un modo que no podían haber llegado a sospechar cuando aceptaron el trato. 
Así, nos sumergimos en una historia de viajes intergalácticos, búsqueda de la inmortalidad, fanatismo, religión y ciencia. En una historia que nos recuerda que por mucho que huyamos, nuestro bagaje emocional siempre nos acompaña, que los conflictos de intereses enfrentan incluso a quienes se creían hermanos, que el fanatismo trae insconsciencia y destrucción, y que hasta en ese futuro incierto que planea sobre nuestra galaxia la inmortalidad será una preocupación de primer orden en el ser humano.

¿Cuáles son las tonalidades en las que se mueve? El cuento de Dione es una novela Sci-fi, y lo cierto es que a mí me ha resultado muy espiritual y reflexiva. Dione se defiende en un futuro que poco tiene que ver con lo que vivimos actualmente, pero su presente emocional y su pasado terrestre resulta cercano y pone ante nuestros ojos problemáticas sobre las que merece la pena cavilar. 
Yexe pondrá la guinda religiosa. Y todos el alma. Sí, el alma, porque aunque se hable de clonación, de guerras, de contrabando... aunque todo discurra en ambientes hostiles... aunque el lenguaje de muchos resulte a veces deshumanizado... finalmente todo se rompe en mil pedazos y el alma de cada uno se muestra tal cual es.

¿Qué puntos, en mi opinión, favorecen el tejido?  El lenguaje de los personajes con un pasado terrestre en contraposición con los que provienen de otros lugares de la galaxia y no es una cuestión de idioma, sino... ¿cultural? Es fabulosa la visión futurista y tecnológica que plantea David Calleja, y en base a ella los personajes de esa nueva era son totalmente congruentes en sus concepciones. 

¿Qué hechuras no ajustan del todo con mi talla? He echado de menos más profundización en la relación entre algunos personajes que se suponían muy cercanos entre sí. Es cierto que, el hecho de que la novela esté narrada por Dione a modo de diario limita el conocer algunas perspectivas personales fuera de las propias; como también es cierto que Dione es una mujer aparentemente fuerte y decidida a la que no le pega divagar en su diario con sensiblerías.

Concluyendo...   como toca tratándose de una novela de ciencia ficción, David Calleja construye un mundo futuro para reflexionar sobre el presente. Un mundo futuro en el que a la postre los problemas de la raza humana siguen siendo los mismos... y es que... ya lo decimos actualmente cuando echamos la vista atrás: el ser humano nunca aprende y la política... las creencias... el poder... siguen resultando los pilares de unas lacras que parecen insuperables.
El cuento de Dione desprende un calor que es más que probable disfrutarán los asiduos a este género y que puede sorprender muy gratamente a los incautos que, como a mí, les gusta abandonar de vez en cuando su zona de confort. 

5 comentarios:

  1. Hola,

    Qué reseña más interesante. Me ha gustado lo que cuentas de esta novela y aunque yo tampoco acostumbro leer mucho de ciencia ficción, le daría una oportunidad. Parece mentira, pero muchas veces es imaginando ese futuro que construimos sin darnos cuenta es que conseguimos identificar aquello que podríamos corregir precisamente para evitarlo.

    Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es así. Y luego lo peor también es darte cuenta de que por mucho que pasen los años y en ocasiones baticinemos que puede ocurrir si no ponemos las medidas adecuadas, la historia se repite una y otra vez.
      Un beso enorme, Claudia

      Eliminar
  2. ¡Buenos días!

    A mí los libros de ciencia ficción no me atraen mucho, la verdad... Prefiero ponerme con otros géneros y cuando sienta la llamada de leer alguno, ¡me animaré!
    Un beso,

    Mónica.

    ResponderEliminar
  3. No es que lea muchísima ciencia ficción pero las incursiones que he hecho hasta ahora me han gustado, fíjate que siempre lo he tenido como algo demasiado fantasioso y no es para nada así (o no más que otras lecturas). Creo que este tipo de novelas pueden tener mucho de reflexivo que me gusta encontrar. En resumen, que me parece bien esto de salir de la zona de confort :)
    Besitos

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola, Anuca ^-^!
    Yo tampoco soy lectora habitual de la ciencia ficción pero la verdad es que este libro lo he disfrutado mucho.
    Me ha gustado mucho el carácter de Dione, toda la tecnología que nos encontramos en la historia y además que tenga ese toque espiritual que nos hace reflexionar.
    Al igual que tú también he echado de menos la profundidad en las relaciones entre los personajes más cercanos.
    Un beso enorme :D

    ResponderEliminar

¡Ánimate a darle a la aguja!
Tus tejidos aportan los colores más bonitos a mi patchwork.

Para afiliaciones u otros temas ajenos a esta publicación, por favor, envíame un e-mail y estaré encantada de leerte :)